Amar a Dios ¿Lo has dejado de amar? - Devocional Cristiano Jos 23:11

Amar a Dios es una de las mejores cosas que podemos hacer. Ese "Ten mucho cuidado", no es porque exista un peligro en amarlo. Sino que tengamos cuidado para que realmente lo amemos, pues hay muchas cosas que podemos hacer o dejar de hacer que nos llevaría a perder ese amor.

Amar a Dios ¡Te mucho cuidado para amarlo!

Amar a Dios significa muchas cosas. Más que palabras es demostrar con hechos. Por ejemplo recordamos a Pedro que dijo que amaba a Jesús y la respuesta del Mesías fue "Apacienta mis ovejas". Así mismo recordamos versículos como aquel que nos enseña que si no amamos a nuestro prójimo que vemos ¿Cómo amaremos al Dios que no vemos?. 

En resumen amar a Dios es entregarlo todo por y para Él, hacer lo que sea que Él nos pida (apacentar sus ovejas, amar a nuestro prójimo, etc) de forma incondicional. Pero como muchos sabrán no parece algo fácil, y aunque lo estemos amando, cualquier descuido puede hacer que ese amor se vaya apagando.


¿Qué dice Josué del amor a Dios?

Leamos el versículo 11 del capítulo 23 del libro de Josué. En el capítulo 11 vemos que dice que tengamos gran cuidado de amar a Dios, otra versión traduce a que guardemos con diligencia nuestras almas para que amemos a Dios, una más dice que nos aseguremos de amar a Dios, y una que me encantó dice que hagamos todo lo que está de nuestra parte por amarlo. Aquí puede leer diferentes versiones.

Conectando todos estos versículo podemos concluir que se nos exige algo de nuestra parte para amar a Dios (tengamos cuidado, seamos diligente, aseguremosno, hagamos todo lo que podamos). Esto nos lleva a un autoanalisis para preguntarnos ¿Cómo demuestro que amo a Dios? y ¿Estoy haciendo eso que lo demuestra? y comencemos por lo básico ¿Estoy orando, leyendo su palabra, adorando, teniendo fe, dejando lo malo guardando los mandamientos, amando a mi prójimo...? que son cosas que sabemos que demuestran nuestro amor hacia Él.

Recuerda ¡Alerta! ¡Cuidado! pues puede que alguna de esas cosas no la estemos haciendo y lo tomemos como normal. Pero puede ser el comienzo para ir perdiendo el amor a Dios. Seamos diligente en este aspecto, vamos analizarnos cada cierto tiempo para asegurarnos de ese amor que decimos tenemos a Dios ¡Hagamos todo lo que podamos!

Si hacemos este análisis que recomiendo estoy seguro que muchos descubriremos cosas que para nada le agrada a Dios. Como buenos hijos, tenemos que ser obedientes a Dios y corregir. Es bueno, porque puede que haya algo que esté mal en tu vida y por no detenernos un minuto a analizar nuestras vidas, eso pequeño puede volverse grande y separarnos del amor de Dios.

Señor muchas gracias por tu palabra, gracias por tu amor que es incondicional. Te pido perdón porque muchas veces no he demostrado que te amo realmente, pero te pido fuerzas, sabiduría, dominio propio... para seguir demostrando que realmente te amo. Muchas gracias porque me amaste primero, en el nombre de Jesús ¡Amén!


Publicar un comentario

0 Comentarios