Follow me on Google+

Header Ads

Dios es mi ayudador (Devocional Cristiano)

Como dice Hebreos 13:16, Dios es mi ayudador por lo que no temeremos lo que nos pueda hacer nos una simple persona. En este devocional quiero complementar este mensaje para que recordemos que de la mano de Dios nada nos faltará.

Dios es mi ayudador (Devocional Cristiano - Jueces 15)

En este capítulo seguimos con la historia de Sansón. Y lo que quiero resaltar es que una vez más destruyó una gran cantidad de enemigos, esta vez con una quijada de asno. Sin embargo luego no tenía agua para tomar y clamó a Dios (lee el versículo 18, 19 y 20) diciendo algo como "Me has dado la salvación (refiriendo la batalla acabada de ganar) ¿Y moriré de sed?". Y como respuesta Dios provee el agua para que Sansón se reanime.

Dios es mi ayudador
Dios es mi ayudador (Devocional Cristiano)


¿Qué aprendemos con respecto a «Dios es mi ayudador»?

En Hebreos vemos como se nos dice que no debemos temer a los mortales, porque Dios es mi ayudador. Y es muy cierto, pues Sansón lo vivió en carne propia, no tenía porque temer a sus enemigos porque Dios se los entregó en sus manos. Sin embargo un mortal dejo de ser su amenaza, siendo el peligro morir de sed.

Pero él hiso una oración muy lógica, si Dios te salvó de un ejercito ¿No te va a proveer agua?. Nosotros muchas veces creemos que Dios es mi ayudador para algunas cosas, pero en otras situaciones nos desesperamos. Tenemos fe que Dios provee nuestros alimentos, pero dudamos si Dios puede hacer un milagro en nuestros hijos, solo un ejemplo. Deberíamos reflexionar como Sansón "Me has proveído alimentos ¿Y no restaurarás mi familia? claro que lo harás, tengo fe". Y así con cada área de nuestra vida, Dios es nuestro ayudador en todo, y tiene el poder sobre todo.

Incluso como ya he dicho en repetidas ocasiones, si Dios entregó su hijo para salvar tu alma ¿No crees tú que sería ilógico que no te entregue sanidad, provisión, restauración... o simplemente el par de zapatos que necesitas? ni que entregar a tu único hijo de la manera que lo hiso fuera más fácil que entregarte un milagro.

Así como Dios entregó tantos hombres en mano de Sansón y era lógico que también le entregaría agua. Dios entrego su hijo por tu salvación y es lógico que te va a entregar lo que hoy estás necesitando ¡Solo debemos tener fe! y decir «Señor si me salvaste una vez, tengo fe que me vas a socorrer una ve más»

Oremos: Señor te doy muchas gracias por todo lo que me has entregado, lo que has quitado de mi vida... muchas gracias por tu amor. En el nombre de tu hijo Jesús, te pido que cada día aumentes más mi fe, perdóname si he dudado, confío que en ti tengo la salvación y la victoria. Y así como venciste en la cruz y me entregaste el milagro de la salvación aún siendo pecador, hoy creo que me entregas el milagro que estoy necesitando. Muchas gracias ¡Amén!

Publicar un comentario

0 Comentarios