Follow me on Google+

Header Ads

Dios me protege ¡En las buenas y las malas! (Devocional Cristiano - Sal 121: 5-6)

En este día debemos estar completamente seguros y decir «Dios me protege». Y aunque lo hace en los malos momentos, debemos aprender a pedir también que nos proteja en los buenos. Y aunque parezca extraño, así es ¡Sigue leyendo este devocional cristiano y entenderás!


Dios me protege ¡En las buenas y las malas! 

Comencemos leyendo lo que dice la biblia según este tema. Y es que todo el mundo puede dar su opinión, pero si no tenemos una base bíblica, o peor aún, contradice lo que dice la biblia, dicho argumento es inválido. Dice la palabra de Dios en el Salmo 121:5-6

El Señor es quien te cuida, el Señor es tu sombra protectora. De día el sol no te hará daño, ni la luna de noche.

Dios me protege
Dios me protege ¡En las buenas y las malas! (Devocional Cristiano - Sal 121: 5-6)


Al igual que el día y la noche son de cierto modo dos cosas contrarias, así también lo es lo bueno y lo malo. Y aunque la noche sea oscuridad y lo veamos como algo peligroso, no podemos negar que el día también tiene sus peligros. El sol en el desierto es un gran peligro, solo por citar un ejemplo. Y sabemos que si vas a la playa o te expones en cualquier otro lugar al sol, aunque esté todo claro, iluminado, estos rayos pueden dañarte si no tienes protección.

Así sucede con los tiempos de bendición. Aunque invocamos el nombre de Dios en las pruebas, dificultades... es importante que también invoquemos su protección en los buenos momentos. Porque tantas cosas buenas puede ser dañino para ti. Tanta paz familiar puede llevarte a descuidar tu oración, puede llevarte a descuidar la comunicación (ya todo está bien para qué hablar con ellos), etc. Mucha prosperidad financiera te puede llevar a cometer pecado, a enaltecerte, depender de ti... en fin, son tantas cosas que puede aprovechar el enemigo en lo bueno para dañarte.

Por eso te animo a que invoques el nombre de Dios en todo momento, Él quiere bendecirte, porque sin importar si hay frío, calor, fuego, agua, tempestades, calma... el Señor nuestro Dios tiene el poder para protegerte con su sombra. No te descuides, logrando que el sol que fue hecho para iluminarte y darte energía sea un instrumento para dañarte. Así que si estás convencido al igual que yo que Dios me protege, ora conmigo.

Señor te doy muchas gracias por tu presencia. Te pido que me protejas en todo momento, hazlo conmigo y con los seres que me rodean, aún más allá, protege a todo aquel necesitado de ti. Protégeme tanto en los buenos como en los malos. Que esas bendiciones que tienes para mí no sean un instrumento de perdición, sino mas bien de lo que es, es decir ¡Bendición! declaro tu protección en mi vida completa, declaro tu gozo, tu paz... y todo lo bueno que viene de parte de ti ¡En el nombre de Jesús, muchas gracias Amén y Amén!

Publicar un comentario

0 Comentarios