Follow me on Google+

Header Ads

Encomienda a Jehová tu camino: 3 Claves para ver tu milagro

Encomienda a Jehová tu camino - Es una frase muy conocida, y en este devocional la estudiaremos junto a dos claves más para ver nuestros milagros hecho realidad. Dios quiere bendecirte, pero muchas veces no accionamos de la forma correcta.

Encomienda a Jehová tu camino: 3 Claves para ver tu milagro

El Salmos 37:5 nos enseña tres cosas que deben suceder para ver nuestros sueños, milagros... cumplidos:
Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará.

Está muy claro, debemos encomendar nuestros caminos (sueños, metas, milagros...) a Dios; debemos confiar en Él; y lo tercero y último que debe suceder es que Él hará. Una vez que se haya cumplido estas tres cosas vamos a poder ver el cumplimiento de eso que tanto anhelamos. Y sé que a primera vista parece sencillo, y aunque no es imposible nos cuesta (muchas veces sin darnos cuenta) encomendar y confiar.

Encomienda a Jehová tu camino ¿Lo estamos haciendo bien?

Hay dos conceptos que me gustan mucho de encomendar:

  • Decir a otra persona que se encargue de algo por nosotros.
  • Ponernos en manos de alguien más, bajo su protección.
Y ambos conceptos podemos aplicarlo. Hoy, mañana y siempre debemos decir a Dios que se encargue de todo. Y ese "que se encargue de todo" significa que tome decisiones que vea más conveniente, muchas veces lo que no queremos, pero que es mejor.

Encomendar nuestros caminos a Dios es decirle que sea quién no guíe, desvíe... o lo que sea mejor. Pues fíjate que el segundo concepto dice que debemos ponernos en sus manos bajo su protección. Y si te pones bajo la protección de alguien es porque esa persona ve peligros que tu no puede ver. Allí es donde viene la confianza.

La confianza


  • Si Dios desvía tu camino recuerda que has encomendado tu camino a él. De seguro ha visto algún peligro ¡Confía! aún cuando no está sucediendo lo que tu quieres que suceda. Confiar va más allá de creer que Dios existe, es aceptar lo que Él está haciendo en tu vida. Encomendaste tus finanzas a Dios, pero resulta que el negocio fracasó. Tranquilo, confía. Solo debes analizar si has hecho algo mal, de ser así corregir... pero de lo contrario solo ten calma, tus finanzas están en sus manos y lo que está sucediendo es parte de su trabajo (proteger, cuidar...), no seas tropiezo con tu desconfianza que recuerda ¡La confianza es algo que debe existir para que todo termine bien!
Una vez que encomiendes a Dios tus caminos, demuestres tu confianza en Él aún cuando no todo parece estar bien ¡Dios va a cumplir con la tercera clave que solo a Él le corresponde hacer! y es hacer lo que tanto anhelas y es conveniente para tu vida.

Es muy probable que no recibamos nuestro milagro porque hemos encomendado nuestros caminos a Dios, pero no confiamos en lo que Él está haciendo para cumplir esa encomienda. O tal vez, estamos "confiando" pero no hemos encomendado nuestros caminos a Él, y en realidad no estamos confiando en Él, sino que estamos confiando que Él respalde lo que por nuestra propia voluntad hemos decidido.

No lo olvides, es encomendar (Señor encárgate tú) y confiar (estoy tranquilo, no me quejo... porque sé que lo haces para cumplir la encomienda). Así que oremos, encomendemos realmente nuestros caminos a Dios, confiemos ¡Y recibiremos lo que Él tiene para nosotros!.

Oración: Señor muchas gracias por tu amor. En esta mañana te pido Señor que guardes todos mis caminos. Haz tu voluntad en ellos. Hoy lo encomiendo a ti, dejo todo en tu manos, para que hagas tu voluntad en ellos. Confío en ti Señor, dame fuerzas y aumenta mi fe para no ser tropiezo en el cumplimiento de tus promesas. Hoy acepto que eres un Dios bueno, que Cristo es mi salvador... y que veré el cumplimiento de tu promesa en mi vida. Muchas gracias, TE AMO, en el nombre de Jesús ¡Amén!

Publicar un comentario

0 Comentarios