Romanos 12: Renovando nuestra mente


En Romanos 12 aprendemos muchas cosas, pero quiero compartir contigo un mensaje enfocado en la renovación de nuestro entendimiento. Pero antes te comparto el capítulo 12 de Romanos.

Romanos 12:1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta... Continuar leyendo el versículo aquí, sin embargo en la clase de hoy nos basaremos solo en estos dos versículos

La mente es un arma de dos filos, tan poderoso y peligrosa al mismo tiempo. Por eso es que es necesario que sepamos qué tenemos que hacer con ella. Y la biblia en Romanos 12 nos dice que la renovemos para comprobar la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Es decir, que si no tenemos una mente renovada no vamos a poder comprobar la voluntad de Dios, he allí el problema cuando decimos que queremos hacer la voluntad de Dios sin conocer esa voluntad. Sin una mente renovada aunque creamos que estamos haciendo la voluntad de Dios podemos estar errados, allí es donde lo que hacemos no nos parece agradable ni perfecto, porque estamos tratando de hacer la voluntad buena, agradable y perfecta de Dios pero sin la mente renovada sin la cual es imposible que lo hagamos. 

Romanos 12: Renovando nuestra mente
Romanos 12: Renovando nuestra mente

Romanos 12: ¿Por qué debo renovar mi mente? La mente corrompida

¿Por qué debo renovar mi mente? Se dice que a los 7 años un niño comienza a cambiar el diseño original de la mente, es lo que comúnmente conocemos como inocencia, y a partir de allí en base a lo que vaya experimentando su mentalidad va cambiando. Lamentablemente no cambia para bien sino que se va convirtiendo a este mundo. 

Y Dios quiere que volvamos a esa mentalidad original, por eso dice que tenemos que ser como niños. A partir de allí nuestra mentalidad se va corrompiendo de forma progresiva de manera que la razón más clara para cambiar nuestra mentalidad es que tenemos una mentalidad corrompida

Además, es importante mencionar que los tiempos van avanzando y si no avanzamos lógicamente vamos quedando atrás, como dice el Dr. Renny Mclean, Jesús en estos tiempos no andaría en burro sino en un auto. Así sucede con muchas cosas en nuestras vidas y alrededor que van evolucionando y si no renovamos nuestra mente constantemente quedaremos obsoletos. 

Así que razón número 2 ¡Vivimos en un mundo que evoluciona rápidamente! 

Por otro lado la idea es acercarnos lo más que podamos a la mentalidad de Cristo, actuar como el actuaría. Y sabemos que los pensamientos de Dios son muy altos, por lo que sería una locura de nuestra parte decir que ya hemos alcanzado ese nivel, así que la renovación de nuestra mente debe ser constante. 

Entonces, razón número 3 ¡El objetivo es Cristo y necesitamos siempre mejorar para llegar a su perfección! 

El creyente también necesita renovar su mente

Entonces podemos decir que las razones para renovar nuestra mente son muchas. Y aunque podamos decir que somos grandes hombre y mujeres de Dios, siempre vamos a necesitar renovar nuestras mentes. 

Bien decía Mclean que aunque se manifieste los ministerios y dones del Espíritu necesitamos renovación  (Las cartas de Pablo eran a creyentes quienes por un lado pablo explica que eran ministros del Señor pero por otro lado los exhortaba y animaba a seguir renovando su mente, corrigiendo, cambiando, etc). 

El peligro de no renovar nuestras mentes es que no progresamos (y lo que no progresa muere), y aunque nosotros no progresamos, los planes de Dios sí. Y es allí donde lo que Dios quiere para nosotros nos saca ventaja y no le llevamos el ritmo.

Dios quiere (por ejemplo) que dejes de pensar que la mujer solo tiene que limpiar tu casa y no puede emprender porque quiere hacerla tu ayuda para bendecirte financieramente, pero tú sigues con la misma mentalidad por lo que Dios quiere pero no puede llevarte a ese nuevo nivel financiero ¿Y todo por qué? Porque no has renovado tu mente

¿Hablar de Dios sin ser obediente a Romanos 12?

Y vuelvo y repito, el problema es que no progresamos, pero Dios no se estanca y de alguna u otra forma el va a cumplir sus propósito, tenemos que tener cuidado y no ser piedra de tropiezo. Ahora hay una pregunta que hay que analizar y meditar «Si no renovar mi mente me deja atrás con relación a los planes de Dios, y sigo actuando igual cuando Dios quiere que actúe de otra forma ¿Es eso desobediencia? Es decir ¿No renovar nuestra mente es desobediencia e ir en contra de los planes de Dios?»

Y no quiere decir esto que no vas hablar palabra de Dios, claro que sí, porque en el nivel en que estás fue Dios que te llevó, pero no es el nivel al que Él quiere que estés, entonces pasamos a hablar una palabra de Dios sin hacer la voluntad de Dios, o como decía Renny Mclean hablamos una palabra de Dios sin ser de Dios. 

Aquí es donde eso que hacía de Dios funcionaba, pero ya no funciona, es necesario un cambio, una renovación en tu mente, porque no todo es recibir en un tiempo determinado algo de Dios sino mantenerlo, mantener ese mismo éxito. 

Dios nos regala cosas pero hay que mantenerlas (Ejemplo fácil de comprender)

Pero allí viene lo que el Dr decía “Recibimos por gracia, pero mantenerlo necesita sacrificio”,  mantener lo que Dios nos ha entregado requiere que cambiemos constantemente (Romanos 12). Dios hoy te da una idea para que tu negocio tenga éxito y te dice que vayas hacia el canal de TV “XYZ” para que promocionen tu negocio, y lo haces teniendo mucho éxito.

¿Pero mantener ese éxito requiere sacrificio? Pues en unos años, en la actualidad es más rentable promocionar por los medios digitales, tienes que renovar tu mente, pero no solo decir “Reset” sino sacrificarte, comenzar aprender cosas nuevas, utilizar sitios webs, redes sociales, etc. 

Porque de lo contrario el éxito que recibiste hace unos años no permanecerá. Y así es toda área de nuestra vida, es imposible la renovación sin sacrificio, porque el mismo sacrificio es el que enseña al cuerpo a salir de la comodidad, de lo que te agrada (y a Dios no). Por eso antes de Pablo decirnos que renovemos nuestra mente habla de que presentemos nuestro cuerpo como sacrificio. 

¿Crees que no debes hacer o dejar de hacer “X” cosa según tu mentalidad, sin embargo la biblia te dije que  si lo debes dejar de hacer o debes hacerlo contradiciendo tu mentalidad? Haz lo que te dice la biblia aunque te cueste y serás una persona que se está renovando

Ya casi finalizamos

¿Qué es lo que tenemos que hacer? morir a nosotros mismos, lo que creemos… y dejar que Dios haga lo que Él quiera. Si bien es cierto que Dios es quien nos cambia, Dios solo nos cambia cuando decidimos morir a nosotros mismos, y eso si depende de nosotros, por lo que el hecho de cambiar si depende de cierto modo de nosotros. 

Por eso debemos morir a nosotros mismos porque en la «muerte es donde comienza todo, si no morimos no hemos comenzado» como dice el Dr. Cuando aceptamos a Cristo decimos que nacemos de nuevo, y no podemos negar que muchas cosas cambian en nuestra vida, pero otras no ¿Por qué sucede esto? Es muy probable que esa muerte no haya sido completa sino solo en ciertas áreas, a Dios no le podemos negar nada ¡Dios tiene que tener el control sobre mi espíritu, cuerpo y mente (en todos los sentidos)!. 

Es decir, debemos morir completamente a todo para que Dios pueda tener el control total sobre nuestra vida. Y es morir definitivamente, decía el Dr, que un sacrificio que tomas de vuelta no es sacrificio, y es que si entregas algo, si mueres a algo y luego lo vuelves a tomar y a seguir haciendo ¡Nunca murió!, debemos aprender a tener dominio propio y por sobre todo a ser determinados. 

En conclusión todos necesitamos renovar nuestra mente a diario, necesitamos sacrificarnos a diario “Cuando nos dejamos de sacrificar dejamos de renovar”, así vamos a poder evitar la repetición de ciclos porque de verdad hemos muertos a esas cosas, vamos a poder decir “Así era, ahora soy así” porque va a existir un cambio… y por sobre todo nos acercaremos más a la mente de Cristo por lo que podremos decir de Dios: «no hay nada de nosotros que él no tiene. No buscamos otro medio, otro camino… no buscamos fuera de Él. Porque si no se encuentra en Dios no lo quiero


Publicar un comentario

0 Comentarios